Homenaje a la poeta y educadora Mirta Colángelo

En la madrugada del 21 de septiembre murió la poeta y educadora Mirta Colángelo.

Su acción a favor de la promoción de las disciplinas artísticas fue vastísima: escribió y difundió poesía; dictó cursos y talleres a lo largo de nuestro país y en el extranjero; tuvo a su cargo programas radiales de promoción de la lectura; organizó clubes de narradores; publicó numerosos artículos de su especialidad, fue coautora de libros sobre el tema y cofundadora y jefa de redacción de la revista VOX Arte+literatura y otros simulacros.

Por esta amplia labor, en el año 2000 recibió el Premio Pregonero que otorga la Fundación El Libro a los difusores del libro y la literatura infantil y juvenil.

Durante 11 años (hasta mediados de 2007), Mirta Colángelo dirigió el taller “Cuentos con sol” con chicos y jóvenes del Patronato de la Infancia de Bahía Blanca. En la última etapa de esta experiencia que vinculaba poesía y plástica, se consolidó el proyecto “La Fábrica de Libros ‘Benteveo’”, que abarcó el trabajo autoral y editorial de los chicos participantes del taller. Los pormenores de este proceso están contados por María Emilia López en el artículo “La Fábrica de Libros ‘Benteveo’ y el taller ‘Cuentos con sol’. Arte, literatura y libros en el Patronato de la Infancia de Bahía Blanca” (publicado en el Nº 207 de Imaginaria).

Y en los últimos años, infatigable, la encontramos (y disfrutamos) llevando adelante la experiencia de “susurrar poesía”. Así lo cuenta ella misma en una entrevista publicada en el sitio Apartado de EDELIJ:

“A través del susurro, en esa ceremonia íntima personal que sucede ente dos personas lo que se trasmite es poesía. Inasible, indefinible, la poesía es sin dudas un modo de conocimiento que elige o permite una manera de aproximación oblicua hacia lo que convenimos en llamar mundo. Se opone a las demostraciones, desconfía del razonamiento; las explicaciones que se dan no la manifiestan, sorprende, trastoca, provoca, seduce, enamora. En la poesía las palabras se iluminan, destellan, llamean… La poesía busca el revés de las cosas, lo oculto, la ambivalencia. Está emparentada con lo abierto, con la posibilidad.”

“Animarse a intervenir un espacio público susurrando confirma el concepto de que la lectura es también poner a prueba el cuerpo en una doble relación; con uno mismo y con los demás. Y que al establecer un vínculo lúdico entre el que susurra y el que es susurrado, la posibilidad de llegada aumenta, genera placer y enciende el deseo de tomar contacto con otros textos poéticos.”


Susurradoras de poesía en acción (Mirta Colángelo con boina negra).

Cerramos este homenaje con el emocionante texto que preparó la especialista María Inés Bogomolny, a quien agradecemos su autorización para difundirlo en Imaginaria.


Mirta Colángelo

Poeta no es solo quien escribe poesía sino quien vive poéticamente, quien vive en poesía, la respira, la susurra la echa a volar en el viento y en el tiempo.

Mirta Colángelo, poeta y susurradora, maestra de artistas y editora, amante del violeta y los benteveos, murió hoy, 21 de septiembre. Lo susurran toda las flores recién nacidas de este país que recorrió de punta a punta.

Brindo por su vida y por su obra, con este poema, uno de sus preferidos:

Qué haría yo sin tus flores
qué haría yo sin esta permanencia
de tu gesto y tu lugar
Qué haría yo si debiera pensar
en pérdida, olvido y sobre todo final
Qué haría yo si no tuviera
la certidumbre de tu memoria.

Juana Bignozzi

Pienso susurrarlo como un rezo, durante todo el día, como acompañamiento a Mirta en este pasaje tan humano como inevitable. Que cada uno elija el suyo.

María Inés Bogomolny
Buenos Aires, 21 de septiembre de 2012


Artículos relacionados:

Miscelánea: La Fábrica de Libros “Benteveo” y el taller “Cuentos con sol”. Arte, literatura y libros en el Patronato de la Infancia de Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires, Argentina), por María Emilia López.

Ficciones: El arte de los chicos del Taller “Cuentos con sol” y Fábrica de Libros “Benteveo”. Textos y dibujos de niños del Patronato de la Infancia de Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires, Argentina).

 

34 comentarios sobre “Homenaje a la poeta y educadora Mirta Colángelo”

  1. Maria Jose Marino dice:

    Lo leo y no puedo creerlo. La primavera la recibió con sus mejores flores. Hermoso homenaje Imaginaria, hermoso.
    Por siempre en los corazones de quienes tuvimos el placer de conocerte. Bahiense como pocas.


  2. Alejandra dice:

    Que año este de tantas partidas… Todavía me resuena su hermosa voz en mi interior, contando tanta vida…Hasta siempre Mirta…


  3. Mariela Pérez Palma dice:

    Mirta Colángelo su fue a susurrar

    Para mi amiga querida en su vuelo
    (por tantos años de instantes)

    Mirta es encuentro
    mirada
    ronda
    poesía
    casa de sol albañil
    susurro
    luna llena
    Mirta es sombrero
    pluma
    viento
    ética
    caminante de justicia
    cómplice
    perseguidora de estrellas
    Mirta es y será amor
    sueños
    llamarada
    libre
    flor
    violeta.

    Mariela Pérez Palma

    el día de la primavera de 2012


  4. Julio Calvo dice:

    Querida queridísima Mirta, irradiadora de luz, llevo conmigo su susurro de violeta poesía, de intensas miradas, de anhelos compartidos, conocerla y compartir con ella radio, charlas y susurros fue un privilegio extraordinario.
    Siempre estaré agradecido


  5. Selva Dipasquale dice:

    Mirta, leo tu nombre y se me llenan los ojos de lágrimas. Te quiero mucho y te voy a extrañar. Me alegra haber tenido la enorme fortuna de conocerte y disfrutar de tu ser en estado permanente de poesía. Gracias por todo lo que me transmitiste! El 10 de septiembre me enviaste uno de tus mails siempre de color violeta, citabas las palabras de Italo Calvino “Que no se acabe el susurro de la lectura” y me contabas que ya en las calles de Bahía ya se sentía el aroma de los ciruelos en flor. Nos dejaste las flores de esta primavera. Te abrazo. Selva


  6. Beatriz Larregle dice:

    Todavía conservo las hojas secas que nos regaló el el último taller que brindó en la Feria del Libro. Una mujer llena detranparencia , con una energía desbordante ,contagiosa. Debía partir en primavera, era una sembradora.


  7. Alicia Martínez dice:

    ¡Qué tristeza! una persona hermosa que derramaba amor y poesía! Inolvidable Mirta!


  8. Estela Romaniuk dice:

    ¿Qué hago yo sin tus flores,
    que sin tu gesto y tu lugar?
    Sé que no debo pensar
    en pérdida, olvido y sobre todo final
    Que tengo
    la certidumbre de tu memoria.


  9. Estela Romaniuk dice:

    en el segundo renglón debe decir:
    “qué, sin tu gesto y tu lugar?”
    Corregir, por favor. Gracias


  10. Cintia Rojas dice:

    En primavera nos tocó despedir a una hermosa persona, referente cultural de nuestra ciudad y para algunos un ejemplo a seguir. Quedaron proyectos en marcha y muchas enseñanzas que no podrá compartir, pero dejó el camino allanado para quienes día a día promovemos la cultura en Bahía.
    Un placer haber prestado mis oídos para sus susurros…


  11. Margarita A. Justel dice:

    No se porque te fuiste. Tal vez porque tu lugar en la tierra ya lo cubriste y necesitabas mas alas para subir y seguir envolviéndote en nuevas poesías.Eternamente en el recuerdo de todo bahiense.Gracias por todo lo que nos diste.


  12. admin dice:

    Estela: Poema corregido. ¡Gracias!


  13. Lidia Blanco dice:

    Hermanita del alma, gracias por todo lo que me brindaste, por la sonrisa, el abrazo, la solidaridad en tiempos difíciles. Gracias por haber defendido la Justicia, por haber sido valiente, y tierna a la vez. Gracias por susurrarnos la poesia eterna del Amor al Otro. Arrojo mi botella al mar para que te alcance y te acompañe mi palabra para siempre. Hasta nuestra Victoria.


  14. Nidia Ramos dice:

    Mirta Colangelo se fue a susurrar
    Estoy triste: Pero me dejo lo mas bello, saber pensar
    Ver con otros ojos , hablar con amor y poder expresarlo
    Pero llevo en mi alma todo el amor que me dejo.
    Desde el pueblito azul, de las costas infinita y poblado de caracoles y de canto rodado.
    La caleta que tanto amo, de sus aguas esmeraldas azuladas,las margaritas silvestre y de los cardos en flor ,que tanto le gustan.
    Mi Querida Maestra, la que hizo que descubra la bella, la poesía
    La persona mas pura de alma .
    Siempre un Ángel al que podías abrazar.
    Y en cada abrazo curar heridas.
    Siempre fue luz y ternura.
    un abrazo a la Familia y especialmente a Paola, Gonzalo y Cristan
    Nidia Ramos


  15. Diana Laurencich dice:

    Nos dejaste en la primavera, pensamos que estábamos huérfanos, pero no. A partir de ese día, todos los que te queremos, te quisimos y te querremos, comenzamos como en un susurro a amucharnos, a pasarnos tus cartas, tus homenajes, tus idas y vueltas de esa vida tan brindada. Desde entonces no hay día que no llegue a mi casilla de mail, a mi blog, alguna que otra paloma herida por tu partida, y juntas, nos damos calor, nos abrigamos, nos ensamblamos en una coronita de flores violetas, de tinta violeta, de voxvioleta…Ay, Mirta! hasta desde el más allá te ocupás de cobijarnos, como a tus pibes del patronato…gracias por todo amiga entrañable, cada día rezamos tus poesías al oído del viento.


  16. Karina Friera dice:

    Pena,penita… gracias Ma.Inés por hacermela conocer!!! y luego agradezco haberla escuchado en los espacios de la feria del libro que me confirmaron su vida tan poética.


  17. heriberto colangelo dice:

    PREMONICION
    En Marín,provincia de Pontevedra(España), una estrella cayó en las redes con imágenes sardinezcas, mientras el siglo XIX moría. Era pequeño el pueblo, grandes sus pescadores. Tan grandes que pescaban estrellas, que los bandeirantes llevabam para América.
    Allá nació un linaje que el destino puso en mi camino. Con historias desconocidas,con nanas del más allá,con sonidos irreconocibles de la tradición oral.En aquél lugar se duplicaron los ADN yse embarcaron a Bs As.A mediados del siglo
    XX nació una niña que revolucionaría la formación artística del ser humano.Esa fue es y será Mirta,compañera inmortal.


  18. Alejandro Mendez dice:

    Tuve la suerte de conocer a Mirta y trabajar con ella en una edad que este hecho hizo que mi relación con ella fuera fundante para mi
    Un antiguo compañero, al momento de despedirla, me dijo, “ella nos hizo creer en nosotros mismos” Mirta,con su profunda sabiduría, con su exquisita sensibilidad, con su hermosa locura, nos estimuló, nos desafió, nos empujó y nos hizo ser mejores personas, mejores artistas. Cada vez que tome uno de los tantos libros que me regaló, donde lea sus dedicatorias, que siempre terminan con “corazonmente”, cada vez que riegue una planta o pispee el benteveo que se asoma en el patio, Mirta estará presente.


  19. Bettina Saldutti dice:

    Siempre habrá un antes y un después entre aquellos que tuvimos la dicha de conocerte, Mirta.
    Violeta susurro, imágenes palabra, magia…
    Hace tiempo estabas convirtiéndote en duende, hada de la primavera, allí te fuiste.
    ¡Qué pena por aquellos que no tuvieron el placer de escuchar, al menos una vez, tu susurro al oído!
    ¿En que rincón violeta del universo estarás conspirando algún nuevo proyecto alocado?
    ¡¡Gracias Mirta!! por llenarme el alma de mariposas…


  20. Gaby Bonino dice:

    Maga Mirta de mi corazón: acá va este palomar en vuelo a encontrarte adonde estés. Te imagino susurrándole al que te dije, y charlando con Gustavo sobre que al final le pagaron a la Sofi…
    y como dice Galeano, estás dele pasar por mi corazón. Es que es imposible, mire donde mire, estás. La luna, las flores, las palabras… y cuando sueño también estás ahí (aunque extraño tu perfume)
    Por este motivo, no me voy a despedir. Simplemente te siento conmigo.
    Sí, agradecerte una vez más lo compartido, lo mucho mucho que me enseñaste… a vivir, a pelear, a soñar…
    Me alegra ver tanta gente que te recuerda, porque es la señal de que pasaste haciendo camino…
    Te susurro de vuelta, estas palabras lorqueanas que un día me prestaste:
    “…hay en la verdadera poesía un perfume, un acento, un rasgo luminoso que todas las criaturas pueden percibir. Ojalá os sirva para nutrir ese grano de locura que todos llevamos dentro, que muchos matan por petulancia y sin el cual es imprudente vivir”
    Nos encontramos en cada locura nueva celebrando la violetud.
    Te quierooooo


  21. Claudia Muñoz dice:

    Agradezco a la vida el regalo de haberla conocido, admirada maestra de la palabra.
    Cada verano en Bahía era una excusa para el reencuentro, para renovar las esperanzas, para comprobar cuánto puede la pasión, para recargar el alma en el latido de su corazón violeta…
    ¡Mirta querida, Gracias!!!
    Vos me lo regalaste…y lo comparto
    “Mi historia está tatuada en mis manos y en las manos con que otros me tatuaron.
    Mi heredad son algunas posesiones subterráneas que desembocan en las nubes.

    Circulo por ellas en berlina con algún abuelo enmascarado entre manadas de caballos blancos y paisajes giratorios como biombos.

    Algunas veces un tren atraviesa mi cuarto y debo levantarme a deshoras para dejarlo pasar. En la última ventanilla está mi madre y me arroja un ramito de nomeolvides.” (Olga Orozco)


  22. Inés Luna dice:

    La conocíeste año, en la Feri del Libro…me conmovió hasta la médula…era, realmente POESÍA ENCARNADA y poesía seguirá siendo…ahora, POESÍA VOLÁTIL Y ABRAZADORA…por qué no, también ABRASADORA…


  23. Cecilia dice:

    Querida Mirta, susurraré tu nombre en cada primavera y en cada poema, tu pasión y tu amor.
    Gracias


  24. Mimi dice:

    Mirta, te conocí. Y cuando lo hice, me devolviste la poesía al cuerpo. Gracias, muchas gracias.


  25. María Cristina Stábile dice:

    Adiós Maestra, con cariño… y un mar de lágrimas inundando el corazón… La Primavera florecerá en tu sonrisa…Siempre Mirta, siempre Sol, siempre palabra de vida… Adiós…


  26. eduardo maicas dice:

    Que noticia tan triste. Conoci a Mirta en la feria del libro del colegio Victoria Ocampo hace ya muchos años y cada vez que nos encontrabamos me regalaba palabras muy dulces. Sus susurros no los podra disipar el viento de Bahia. La voy a recordar con mucha ternura. Mirta era un ser distinto.


  27. mónica weiss dice:

    querida mirta, no puedo creer que nos hayas dejado, todavía frescas las risas y los susurros del año pasado. un abrazo que nunca se va a acabar


  28. heriberto colangelo dice:

    EN ESTE DIA¿Qué puedo yo escribir en este día y noche con es-
    trellas?¿Podría abarcar con mi mente las decisiones tan propi-
    as de un educador?¿Cómo salir del submundo del horror sin a-
    prender nada?¿Escalando un arcoiris?¿Volando con un sueño sin
    fin y sin timón?¿Tomando las astas de un toro celeste y cayendo luego al ruedo terráqueo pleno de interrogantes?
    No lo sé. Sólo sé que entraste en mi vida antes de que naciera
    y que viviré contigo hasta el final.
    Heriberto, amándote y extrañandote sin consuelo.


  29. heriberto colangelo dice:

    Los caballos me persiguen con su hípica carrera alocada hacia el interior de los buzones que impacientes me esperaban con la
    boca abierta,para respirar porque es imposible vivir sin vos.
    Pero ya en camino estaban llegando tus educandos,montados en frágiles corceles de ADN,ávidos de saber y de poesía.No les fa
    llaste.Fue una epopeya dura pero triunfaste.Con tu varita de Maga y tu cantarina voz que horada cráneos y anticipa futuro,
    quedaste así grabada a fuego en las funciones cognitivas de ca
    vez más cerebros que recordarán tu mágico transcurrir por este
    mundo.
    Heriberto,queriéndote.


  30. Maria Alexandra Continanzia dice:

    por todo lo que hiciste con los pibes del Patro, y por todos los pibes, y por los que nos sentimos tus pibas y pibes …
    por tus narraciones y susurros …
    por las botellitas de bellas palabras que tiraste en el mar de nuestras vidas ….

    gracias !

    y un beso violeta para siempre …


  31. Silvina dice:

    Gente linda: hemos quedado desmparados. Mirtha nos mira desde un poco más lejos, pero nos escucha por eso deberemos seguir susurrando y poniendole voz a la poesía para que ella la oiga y se ponga alegre, se ría, cómo lo hacía y nos contagié.


  32. Daniela y Mónica - Bibliotecarias de Escuela Moreno de Rafaela dice:

    Un día leímos un artículo sobre Mirta y los susurradores en nuestro diario local “La Opinión” de Rafaela y desde ese momento el susurrador y el susurro se quedaron en nuestra nuestra biblioteca, y muchas veces salimos de paseo con ellos para que se multipliquen los susurros en el patio, en las calles, en las plazas, en las escuelas, en las bilbiotecas… ¡Gracias por dejarnos este “comunicador mágico y silencioso” como dicen los niños, allí estarás siempre Mirta, en cada poesía susurrada con amor! Daniela y Mónica – Bibliotecarias de Escuela Moreno de Rafaela


  33. mauricio dice:

    Mirta hoy pienso en vos! te extraño muchísimo, Te quiero!
    me llenaste de alegría, me hiciste pensar, y me hiciste reír, me hiciste feliz también, y tantas otras cosas hermosas que no se olvidan, y solamente me susurraste una poesía. Volví al fin del mundo de donde soy creo que fui a Bahía solo para conocer el cielo un rato antes, por que no sos de otro lugar, UN ÁNGEL VIOLETA CON ALAS QUE CON LA POESÍA CONSTRUYE, si no sos del cielo no se de donde podes ser, de este mundo seguro no, sos distinta y viniste a abrirnos los ojos. Hoy pienso en vos Mirta, sonriendo, susurrando, y eso me hace estar feliz. GRACIAS!!!MUCHAS GRACIAS! y obviamente te extraño… no te pude contar que mi hija es fan del violeta como vos, le voy a hacer su susurrador y en ese susurro vas a estar vos. No te voy a olvidar!!


  34. Claudia Lopez dice:

    Estaba leyendo las cartas de mi querida maestra Mirta, de 2do.grado, en Caleta Olivia Sta.Cruz, aspirando las lavandas que agregaba en el sobre, y se me ocurrió buscarla en la red. ¡Era taaan exquisita! El día que nos enteramos que nos dejaba para vivir en Bahía, sus alumnos no teníamos consuelo. Hoy es un recuerdo que me inunda el alma, desplazando cualquier desdicha. Ella,”aprovechando la brisa que soplaba en Bahía,se colaba en ráfaga de Eolo y estaba aquí, con nosotros, espiritualmente, y nos daba mil besos en los cachetes con gustito a ternura y perfume de jazmín”.


Comentarios cerrados