Teatro: Robin Hood en versión teatral de Héctor Presa

por Juan Garff

Artículo extraído del diario La Nación (Buenos Aires, 13 de mayo de 2011) y reproducido enImaginaria con autorización del autor.


Robin Hood sale a luchar a la calle Corrientes. El héroe de los bosques de Sherwood enfrentará una vez más al malvado sheriff de Nottingham y se enamorará nuevamente de la bella Lady Marian. Héctor Presa, autor y director de la versión teatral que sube a escena mañana, tampoco es la primera vez que encara al mítico personaje: “Tras tres versiones previas, me había quedado con las ganas de retomar la historia de Robin Hood desde el humor. Es un espectáculo de aventuras, pero con mucho humor —dice—, y encontré los intérpretes justos para eso”. Osqui Guzmán protagoniza a Robin, Omar Calicchio es el villano Malius y María Rojí encarna a Lady Marian.

“Siempre tenía en cuenta la historia del que les roba a los ricos para darles a los pobres. Pero ésa era una simplificación. En la obra hay mucho más que eso: el amor de Lady Marian, la lucha contra los malos gobernantes que se apoderan del trono…”, explica Osqui Guzmán. “Y todo eso tratado desde un lugar de comedia rigurosísima. La comedia tiene algo casi matemático, muy rítmico y preciso, si llegás dos segundos después, se cayó no sólo el chiste, sino toda la escena. Y de ahí se desordena el resto. En ese sentido es difícil. Tuve que encontrar en este héroe un antihéroe. Es el tipo de comedia que es tan tonta que termina siendo filosa y aguda y que entra directamente a la inteligencia del espectador. Y mi Robin fue caminando por esa línea, delgada, entre ser un tonto, pero que pelea por causas tan nobles y tan sencillas, que no te queda otra que quererlo.”

Los seis actores del elenco hacen doce personajes en Robin Hood. “Todos hacen un doble juego. Los buenos son los malos y los malos son los buenos. Hay una propuesta lúdica: juguemos a hacer esto. Osqui es a la vez Robin y su peor enemigo, el que se quiere casar a la fuerza con Lady Marian. Y Omar Calicchio es el villano Malius y también Juan, el mejor amigo de Robin”, cuenta Presa. “Van de un lado al otro con una resolución muy simple, pero efectiva, una capucha que sube y que baja los transforma en unos y otros.” A Osqui le remite al distanciamiento brechtiano: “Obliga al espectador y al actor a contar desde otra distancia, a decir: ahora soy éste, ahora soy el otro…”.

No es frecuente encontrar en las salas mayores de Corrientes obras para chicos que escapen al formato más estrictamente comercial. “Acá hay una línea de producción nueva que está apostando a algo que está más emparentado con la calidad que con lo comercial”, señala Presa. Hasta ahora sólo Hugo Midón había logrado ocupar este espacio. A poco tiempo de su fallecimiento se impone la pregunta de cuál es el legado que dejó para la escena infantil.

“Con Hugo trabajé en Derechos Torcidos —recuerda Osqui Guzmán—, aprendí con él sobre todo la seriedad del trabajo, eso de decir: es teatro para chicos pero no por eso necesita menos rigurosidad. Es algo que también encontré en Héctor. No parar de trabajar. Parecería que en lo infantil muchos se dicen «bueno, es para los chicos». En realidad el esfuerzo es mayor, porque como actores se trata de desnudarse frente a los más desnudos, trabajar una verdad pura. Y en este caso que es comedia, con una resolución de las escenas tan concreta que lo entendería cualquier chico, con su pensamiento más complejo y más sencillo al mismo tiempo. Es tan sencillo lo que piensa que es complejo de llevar a cabo.”

Osqui Guzmán y el elenco de Derechos Torcidos.

Presa pensó por primera vez en un escenario infantil al ver La vuelta manzana. “El aporte de Hugo fue lo que dejó como estructura de solidez y seriedad —coincide con Osqui—. Era el efecto de demostración: «Ven, esto se puede hacer así, no hay que hacerlo con menos». Te podía gustar más o menos una obra suya, pero había siempre una base tan sólida, respetuosa y rigurosa, que era inconfundible.” Y agrega un deseo: “Me gustaría hacer algo con el material de Hugo, como un mix de su obra, algún día lo voy a hacer”.


Ficha técnica

Robin 4×4 Hood

  • Versión libre de Héctor Presa.
  • Música: Angel Mahler.
  • Vestuario: Lali Lastra.
  • Realización de vestuario: Gladys David.
  • Objetos y Realización de escenografía: Lelia Bamondi.
  • Asistentes técnicos: Martín Sampallo y Juan Orsini.
  • Asistente de Dirección: Ramiro Bianchi.
  • Escenografía, diseño de luces, puesta en escena y dirección: Héctor Presa.
  • Elenco: Héctor Presa, Luiana Lester, Soledad Agüero, Erica D’ Alessandro, Marianela Avalos, Guillermina Calicchio, Leonardo Spina, Andres Granier.
  • Distinciones: Premio Argentores de Oro, Premio Mejor espectáculo, Mejor Director, Mejor resolución escénica (Héctor Presa), Mejor música original (Angel Mahler) en el Festival Infantil de Necochea (2003).
  • Dirección General: Héctor Presa.

Funciones: Teatro Apolo (Corrientes 1372, Buenos Aires), sábados y los domingos, a las 16:30 horas.

Más información en la página web del grupo La Galera Encantada.


Artículos relacionados:

Lecturas: Aprender de los niños. La historia de La Galera Encantada, por Silvina Friera.

6 comentarios sobre “Teatro: Robin Hood en versión teatral de Héctor Presa”

  1. Claudia dice:

    hola, quisiera saber si esta obra recibe escuelas, y ental caso cómo hacerlo
    muchas garcias, Claudia


  2. Gladys Nogueira dice:

    Buenas tardes: Me interesa saber si pueden concurrir grupos de escuelas los dias horas y costo.
    Muchas gracias
    Atte. Gladys


  3. gabriela dice:

    A partir de qué edad es recomendada la obra. Gracias


  4. Natalia dice:

    Hola queria saber si la obra es para chicos de 6 años. Gracias
    Natalia


  5. LUCIA dice:

    POR QUE SE LLAMA 4 POR 4??


  6. Josefina dice:

    Hola, soy de Monterrey, n.l. me interesa conseguir esta adaptacion de Hector Juan, donde la puedo conseguir???


Comentarios cerrados