Murió Ruth Mehl, crítica y especialista de teatro para niños en Argentina

por Juan Garff


Foto: Gentileza del Instituto Nacional del Teatro.

El martes 18 de mayo de 2010, a la madrugada, luego de un posoperatorio complicado, murió Ruth Mehl, decana del teatro infantil en Argentina.

Ruth Mehl era una defensora de los chicos, de su derecho a disfrutar del teatro. En 1978, la escritora Syria Poletti la invitó a reemplazarla en su columna Adónde ir con los Chicos, en el diario La Nación. Años después, desde Platea Infantil, su columna semanal en ese diario, ejerció durante más de 30 años la crítica de los espectáculos de la cartelera porteña dedicada a los niños. Su estilo era claro y sin concesiones, expresión de una enorme honestidad intelectual. Buscaba orientar a los padres, destacar las expresiones escénicas más valiosas de los artistas, pero, sobre todo, dar a conocer los ámbitos en los que los niños pudiesen vivir una experiencia teatral enriquecedora. Solía observar no sólo el escenario, sino también la platea, recogiendo gestos y comentarios de los chicos que le permitían comprender mejor la interacción entre la representación teatral y el público infantil, sin perder por ello la independencia de sus fundados criterios estéticos y formativos.

Autora ella misma de relatos de ficción: Miniplaneta en peligro, El sobreviviente (1) —y lectora apasionada de la ciencia ficción—, fue también una aguda crítica literaria. Su libro Con este sí, con este no (2) es una extensa recopilación de más de 500 fichas sobre obras de literatura infantil argentina, muchas de ellas con una síntesis evaluativa. A su vez, hace menos de un mes dejó un legado importantísimo: su libro El teatro para niños y sus paradojas , editado por el Instituto Nacional del Teatro.

Ruth Mehl volcó también su experiencia hacia los mismos creadores. Muchos de los autores más reconocidos de la literatura infantil local participaron de un recordado seminario organizado por ella en el Centro Cultural Recoleta, en el que los escritores de los chicos indagaron sobre las fuentes de su vinculación con la literatura a partir de las lecturas de su propia infancia. Ruth Mehl fue presidenta de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Argentina (ALIJA) entre 1989 y 1993 y un año después, jurado del Premio Hans Christian Andersen, considerado el Nobel de la Literatura Infantil.

También fue editora de una colección de obras de teatro infantil (3) y durante varios años dirigió un ciclo de espectáculos rotativos en la Fundación San Telmo que fue un punto de referencia para un público recurrente, casi amigo.

Toda esta multiplicación de actividades en torno a la cultura infantil se abría como un abanico de propuestas, que encontraban expresión semana a semana en sus notas en La Nación. Seria a la hora de sostener una crítica negativa, sabía reír con felicidad cuando desde el escenario se producía un encuentro logrado con chicos y adultos en la platea.

Ruth nació en Córdoba, en 1932. En 1960 se radicó en Buenos Aires, y dos años después viajó a los Estados Unidos con una beca, donde estudió periodismo, literatura infantil, teatro, dramaturgia y comunicación de masas, durante un año, en la Universidad de Nueva York. A su regreso dirigió colecciones de libros para niños, escribió programas para Radio Nacional sobre libros y niños, participó en la organización de ferias de libros y ciclos de funciones teatrales. A su vez, en la Argentina fue jurado de numerosos premios y concursos. Estuvo casada con el compositor Fernando González Casellas, con quien tuvo dos hijos, Fernando y Ximena.

De expresiones a veces tajantes, era sin embargo generosa en un sentido muy amplio del término. Entendía su tarea como la de una cronista calificada —por la experiencia, por la dedicación—, ajena a todo protagonismo, que tenía la posibilidad de difundir espectáculos valiosos, pero también criterios para el teatro y la vida de los chicos. Sin pontificar, con el solo afán de compartir. La vamos a extrañar.


En defensa de los mundos fantásticos
Algunas reflexiones vertidas en su libro: El teatro para niños y sus paradojas

por Alejandro Cruz

En el último libro escrito por Ruth Mehl, El teatro para niños y sus paradojas. Reflexiones desde la platea (Buenos Aires, Editorial InTeatro, 2010), se vislumbran algunas claves para entender el trabajo de esta sensible y aguda observadora del teatro para chicos. “El área del teatro para niños es un espacio delicado en muchos sentidos y uno muy importante es que, en ese espacio, los adultos nos encontramos con nuestra infancia e, inevitablemente, nos tropezamos con el inconsciente”, escribe ella en el libro recientemente publicado por el Instituto Nacional del Teatro. De alguna manera, se podría interpretar que, desde 1978 cuando comenzó a escribir en estas mismas páginas, Ruth se la pasó visitando su propia e insondable infancia. Quizá sea por eso mismo que su mirada, la mirada crítica y la de sus propios ojos, siempre irradiaba luz.

“Es frecuente escuchar que en un espectáculo para chicos no deben faltar los títeres, que la puesta debe ser musical, que debe tener participación […], que debe haber payasos, que no debe haber payasos, que debe ser corto, que debe terminar bien, que no debe terminar bien y ser «abierto», que debe hablar de la realidad… […] La lista es interminable y, por supuesto, el péndulo oscila con la moda. Afortunadamente, hay buenos espectáculos que sobreviven a todas las tendencias”, decía ella, que, a su manera, fue la única sobreviviente a los vaivenes de la crítica teatral en nuestro país.

“A pesar de la forma en que se creen los megaespectáculos vinculados a la televisión y del lugar del televisor como aparato con presencia doméstica, la magia del teatro no se evapora así nomás, algo persevera, algo que hace que no deje de existir ese rincón porfiado de los que buscan un poco de silencio para decir lo que piensan y lo que sienten, o intentan jugar con un material más sutil para decir cosas que se susurran, que no se gritan. Para escucharse y escuchar. Es la esperanza”, acotaba, casi al final de ese recorrido por paradojas y una certeza: su defensa permanente hacia los chicos y sus mundos fantásticos.

“Los niños son como esponjas, absorben todo lo que tienen a mano, también las palabras: como en las rondas, como en las nanas, como en las canciones populares, como en las canciones y poemas de músicos que están escribiendo para ellos. Y también, desde muy pequeños, los niños, con su natural sabiduría, piden cuentos”, reflexionaba ella. A su manera, de acá en adelante, lo que dejó en su columna Platea Infantil podrá leerse como sus cuentos semanales narrados por una persona que, como los chicos, absorbía todo lo que tenía a mano.


Artículos extraídos del diario La Nación (Buenos Aires, 19 de mayo de 2010) y reproducido en Imaginaria con autorización de los autores.


Los interesados en conseguir el libro El teatro para niños y sus paradojas. Reflexiones desde la platea, de Ruth Mehl, pueden dirigirse a:
Editorial InTeatro – Instituto Nacional Del TeatroAv. Santa Fe 1243 – 7º piso
(C1059ABS) Buenos Aires
ArgentinaTelefax: (54 11) 4815-6661Email: editorial@inteatro.gov.ar

Web: www.inteatro.gov.ar


Notas de Imaginaria


(1) Miniplaneta en peligro. Ilustraciones de O’Kif. Buenos Aires, Editorial Sigmar, 1995. Colección Sueños de papel.
El sobreviviente
. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1998. Colección Imaginario.

(2) Con este sí, con este no. Más de 500 fichas de literatura infantil argentina. Buenos Aires, Colihue, 1992. En nuestra sección “Reseñas de libros” hay un comentario sobre este libro, aquí.

(3) Se refiere a la colección “Telones y entretelones del teatro para niños en Argentina” de la desaparecida editorial Libros del Quirquincho, que Ruth Mehl dirigió y editó entre 1987 y 1990. Los interesados en saber más sobre esta colección pueden encontrar el artículo “La colección ‘Telones y entretelones del teatro para niños en la Argentina’ de Libros del Quirquincho” publicado en nuestra sección “Miscelánea”, aquí.


Artículos relacionados:

Miscelánea: La colección “Telones y entretelones del teatro para niños en la Argentina” de Libros del Quirquincho.

Un comentario sobre “Murió Ruth Mehl, crítica y especialista de teatro para niños en Argentina”

  1. MARIA CABANNE dice:

    ¡¿Qué mejor recuerdo que la obra realizada?!
    Imaginaria nos tiene acostumbrados a la seriedad de sus análisis y la calidez de sus comentarios.


Comentarios cerrados