Edith Vera

Informe preparado por Marcela Carranza.


“Soy necesaria al ponerse el sol
porque ¿quién vigilaría las estrellas?
¿quién miraría si cada trébol plegó sus hojas?
¿quién apagaría los fuegos encendidos?
¿acaso te preocuparía el ladrido lejano
            de algún perro solitario?
Ya ves, ése es el momento
            de mis preocupaciones.
Y camino como si llevara atadas a mi cintura
las llaves de la noche.”


Edith Vera en el Encuentro de Trabajadores de la LIJ, organizado por CEDILIJ en Vaquerías, provincia de Córdoba (1985).
Fotografía del archivo de CEDILIJ; gentileza de Mariano Medina.


Biografía

Edith Vera nació el 27 de agosto de 1925 en la ciudad de Villa María, provincia de Córdoba, y murió en esa misma ciudad en el año 2003.

Una de las notas principales de su lírica, en palabras de Marta Parodi (1), es la permanente identificación con la naturaleza:

“Tal vez porque fui rama
con hojas, sin espinas.
Más tarde fui una simple
corola en la mañana.
Porque fuego de soles
el corazón me ardieron
y mi sangre fue savia,
y mi piel sin defensa
para ser lastimada.
Después vestí de verde
de blanco y rojo grana
y elegí aquel poema
que tanto me gustaba.
Tal vez, por todo eso
una vez fui manzana.”
(2)

En 1945 egresó de la Escuela Nacional de Villa María con el título de maestra-bachiller y fue a trabajar a diferentes poblaciones del interior de la provincia de Córdoba. Vivió un tiempo en la capital cordobesa hasta que finalmente regresó a su ciudad natal, en la que viviría hasta su muerte. En el año 1959 inició sus estudios en el profesorado de Jardín de Infantes. Fue maestra y directora de Nivel Inicial en la Escuela Normal “Víctor Mercante” hasta 1979, año en el que fue cesanteada por la última dictadura militar.

Impulsada por la profesora María Luisa Cresta de Leguizamón, en 1960 Edith Vera se presentó al concurso “Campaña para una buena literatura para niños”, organizado por el Fondo Nacional de las Artes, y ganó el Primer Premio con las poesías del que sería su primer libro: Las dos naranjas, publicado recién en 1969. Sin embargo los poemas de este libro ya circulaban antes de su tardía edición; se leían en programas radiales, en las escuelas, integraban antologías.

“Naranja, niña de espuma,
quiso bajar a la tierra
y en el oro se bañó
Naranja, niña de oro,
jugando a la ronda-ronda,
en el azul se durmió.”
(3)

“El primer premio otorgado a Las dos naranjas fue decisivo, pero señala con toda claridad otra de sus carencias: el impulso que la lleva a dejar pasar las oportunidades de publicar o hacer conocer su obra. Cuando se lo entregaron en el Teatro San Martín, supo que Papelera Argentina le había adjudicado el papel y que aportaría el dinero para la edición. Inexplicablemente ella no hizo nada y, como era de esperarse, perdió todo. De cualquier manera sus poesías ya se habían divulgado y andaban libres por el mundo. Las titiriteras Sarah Bianchi y Mané Bernardo las llevaron a México. Y sintió que había recibido el premio mayor, en la intimidad, cuando se enteró de que en un viaje en barco a Helsinki, una gran poeta chilena se las leía a sus nietos. Se trataba de Violeta Parra.” (4)

Ex esposa de un hombre considerado comunista e hija de un simpatizante del socialismo, Edith Vera fue “marcada” por la última dictadura militar. La poeta y directora del Jardín de Infantes “Víctor Mercante” apoyaba las huelgas y —tras varios allanamientos de su hogar— en 1979 fue inhabilitada para trabajar en Educación y en Cultura en cualquier lugar del país. Cuando en 1983, con la reinstauración de la democracia, muchos profesionales pudieron recuperar los cargos perdidos durante la dictadura militar, Edith intentó regresar a la dirección del Jardín. Sin embargo el Ministerio de Educación le prohibió su reingreso. A partir de entonces Edith optó por la soledad y el aislamiento en su propio hogar al que desde 1985, ya nadie pudo volver a entrar.

La escritora María Teresa Andruetto reflexiona sobre esta decisión de autorecluirse de Edith Vera: “Mucho se ha hablado del escondite de Edith, acaso más, mucho más de lo que ella cree, pues aquí, en Villa María, ha permanecido ovillada, escribiendo, oculta, pero también, justo es decirlo, preservada del mundo, acaso para oír / para oírlo / para oírnos mejor. Pero, me digo, acaso sea ese esconderse, ese cuidarse de nosotros en el que ha puesto tanto empeño, lo que ha preservado su escritura y su mirada primera, su posibilidad de ver en las cosas, en cada cosa entre las cosas, otra cosa, lo que nosotros no vemos.” (5)

Hasta mediados de los años ’80, según señala Marta Parodi (6), Edith había escrito cuatro libros de poesía: el ya citado Las dos naranjas (1969); La Casa Azul, escrito entre 1972-73 y editado en 2001 por Ediciones Garabato; La palabra verde y los caracoles, escrito entre 1978-79, y El conventillo verde, escrito entre 1983-84, que nunca se editaron. De 1980 es su cuento “El explicador de palabras”, también inédito.

En esos años la fama de Edith Vera, incluso a nivel mundial, se debía por lo tanto casi exclusivamente a su primer y único libro publicado: Las dos naranjas. Un verdadero hallazgo en el mundo de la poesía para niños de aquellos años y también actual.

Como afirma María Teresa Andruetto:

“Debo decir que si la poesía, la verdadera poesía, es difícil de encontrar en este mundo, la poesía para los chicos es infinitamente más difícil, infinitamente más inencontrable. En un campo tan resbaladizo, tan trajinado por el deseo de agradar, por las obligaciones pedagógicas, por el empeño en lo que debe ser, por lo políticamente correcto, por los manuales de buenas costumbres, por las necesidades curriculares, encontrar expresiones de auténtica poesía ha sido siempre un milagro. Un verdadero milagro.

En ese territorio mal llamado literatura infantil cayó, como el color que cayó del cielo, Las dos naranjas de Edith Vera. Fue en el año 1969. Aparece Las dos naranjas, un libro refrescante en el maniatado campo de los libros para chicos. Y causa asombro, maravilloso asombro. Todos lo saludaron, desde el primer momento, como un libro perdurable. Desde el Fondo Nacional de las Artes y la ‘Campaña para una Buena Literatura para los Niños’, que lo confirmaron con sendos premios, pasando por especialistas, hoy legendarios, como Cuca Efrom o Fryda Schultz de Mantovani, sin dejar de nombrar a Malicha Leguizamón, que lo prologó en aquella primera edición. Hace de esto veintiocho años.” (7)

La poesía de Edith Vera ha sido definida a menudo a partir de la inocencia y el asombro ante el mundo. Los objetos cotidianos, el entorno se transforman a través de una mirada diáfana en materia poética.

“El tomate es un rojo
almohadón de seda.
Lo ponen en la mesa,
se queda.
Lo ponen en un plato,
se queda.
Rojo.
Rojo.
De seda.
Se queda.”
(8)

“En la inocencia, la maravilla y el asombro. Y tras el asombro, tintineando, muy escondida, la tristeza. Es la misma tristeza que experimentamos ante la pureza de los niños, porque sabemos, dolorosamente sabemos, que más tarde o más temprano, esa pureza se verá manchada. Pajarito de agua da testimonio de lo que ella es, de una mirada inocente, ingenua, libre todavía, un poco antes de verse arrasada por la conciencia de la maldad, un minuto antes de la caída. Toda su poesía, toda su vida digo, se ha mantenido ahí, próxima a la cornisa, pero sin la tentación de la caída en el vértigo, en la oscuridad. Siempre, por un minuto más, incontaminada.” (9)

En la década de los ’90 Edith Vera retomó la escritura abandonada por unos años y escribió otros seis libros de poesía: Del agua, de los pájaros, de los cielos, y de los quehaceres terrestres (1993); Palabra (1994); Láricas (1994) De recetas y testamentos (1994); todos estos sin editar y dos más, escritos en 1995, que sí fueron publicados por la editorial villamariense Radamanto: Pajarito de agua (1997) y El libro de las dos versiones (1998). En 1998 Ediciones Radamanto también editó —dentro de su colección de Plaquetas Del Herrero— Cuando tres gallinas van al campo. Los cuentos “Ratita Gris y Ratita Azul” y “De pata en pata, de pico en pico, de ala en ala”, fueron publicados en un mismo libro por Propuestas Ediciones en su Colección Cuentos de la Vereda (1977). Y Tres cuentos en tres nidos formó parte de la Colección Dulce de Leche (1995), que se entregaba junto al diario La Voz del Interior. Muchos de sus poemas figuran en diversas antologías, otros en distintos diarios y revistas.

Edith Vera recibió en 1960 el Primer Premio en el concurso “Campaña para una Buena Literatura para Niños”, organizado por el Fondo Nacional de las Artes, por Las dos naranjas (1969) y el Premio “Alberto Burnichon Editor” (10), al libro mejor editado en Córdoba en el bienio 1997/1999, por El libro de las dos versiones


Notas

(1) Parodi, Marta. “Sobre vida y obra de Edith Vera”. Conferencia pronunciada en la Universidad de Villa María, Provincia de Córdoba, 3 de julio 2004.

(2) Vera, Edith. La palabra verde y los caracoles. 1978-1979. Inédito.

(3) Vera, Edith. Las dos naranjas. Ilustraciones de la autora. Buenos Aires, Ediciones Boletín Publicitario, 1969.

(4) Parodi, Marta. Con trébol en los ojos. Vida y obra de Edith Vera. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 1996.

(5) Andruetto, María Teresa. “A propósito de Pajarito de agua de Edith Vera”. Presentación del libro Pajarito de agua, de Edith Vera (Villa María, Córdoba, Ediciones Radamanto,1997), el 13 de septiembre de 1997. Un fragmento de esta presentación puede leerse en la revista La Mancha. Papeles de literatura infantil y juvenil Nº 15. Buenos Aires, septiembre de 2001; págs. 14-17.

(6) Parodi, Marta. “Sobre vida y obra de Edith Vera”. Op. cit.

(7) Andruetto, María Teresa. Op. cit; pág. 16.

(8) Vera, Edith. La Casa Azul. Ilustraciones de la autora, con la colaboración de Genoveva Bosch. Córdoba, Argentina, Ediciones Garabato, 2001.

(9) Andruetto, María Teresa. Op. cit; pág. 16.

(10) El Premio “Alberto Burnichon Editor” es un premio otorgado en la ciudad de Córdoba, durante la Feria del Libro, al libro mejor editado del año. Este premio homenajea y se fundamenta en los criterios de Alberto Burnichon, un importante editor reconocido por los escritores del interior del país, asesinado durante la última dictadura militar. Burnichon publicó por primera vez a escritores como Juan José Hernández y Daniel Moyano, entre otros.


Bibliografía

Las dos naranjas. Ilustraciones de la autora (una serie de ejemplares incluían los dibujos de la autora coloreados a mano por ella misma). Prólogo de María Luisa Cresta de Leguizamón. Buenos Aires, Ediciones Boletín Publicitario, 1969. Reeditado por Editorial Magisterio Río de la Plata (Buenos Aires, 1990).

Ratita Gris y Ratita Azul / De boca en boca, de pata en pata, de ala en ala. (Cuentos) Ilustraciones de Liotta. Buenos Aires, Ediciones Propuestas, 1977. Colección Cuentos de la Vereda.

La palabra verde y los caracoles. (Poesía) 1978-1979. Inédito.

“El explicador de las palabras”. (Cuento) 1980. Inédito.

El conventillo verde. (Poesía) 1983-1984. Inédito.

Del agua, de los pájaros, de los cielos y de los quehaceres terrestres. (Poesía) 1993. Inédito.

Palabra. (Poesía) 1993. Inédito.

Láricas. (Poesía) 1994. Inédito.

De recetas y testamentos. (Poesía) 1994. Inédito.

Tres cuentos en tres nidos. Cuentos infantiles. Córdoba, La Voz del Interior-Gobierno de Córdoba, 1995. Colección Dulce de Leche Nº 7. (Se trató de una colección que no circuló por librerías. Los libros se entregaban por única vez, de obsequio, con la edición dominical del diario La Voz del Interior.)

Pajarito de agua. (Poesía) Ilustraciones de la autora. Villa María, Córdoba, Ediciones Radamanto, 1997. (Se trata de una edición artesanal. Ediciones Radamanto es coordinada por Alejandro Schmidt – Domicilio Editorial: Parajón Ortiz 696; (5900) Villa María; Provincia de Córdoba – Tel. 053 535907 – Email: radamanto@arnet.com.ar)

El libro de las dos versiones. (Poesía) Villa María, Córdoba, Ediciones Radamanto, 1998.

Cuando tres gallinas van al campo. Villa María, Córdoba, Ediciones Radamanto, 1997. Plaquetas Del Herrero.

La Casa Azul. (Poesía) Ilustraciones de la autora con la colaboración de Genoveva Bosch. Córdoba, Ediciones Garabato, 2001.

* * *

Obras musicales

  • La paloma enferma.
  • Sombrillita de hinojo (canción de cuna)
  • El galope del alazán.
  • Die Bergamotte (La Bergamota). Letra en alemán traducida al castellano por Franca Hammerschmidt.
  • Canción de Cuna del Monte.
* * *

Obras en conjunto con otros escritores

  • “De cómo es posible ver cosas que nunca se vieron y hacer cosas que nunca se hicieron” y “Alas”. En: Abed, Nelda. Entre Nubes y Huevos Fritos. Antología de cuentos para niños. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 1991.
  • “Debajo de mi almohada” y “El lugar donde vivo”. En: Aparicio de Palmieri, Ethel y Comba Esquivel, Nilo Amadeo. Meridianos Cordobeses. Buenos Aires, Editorial Kapelusz, 1995.
  • “Buenas Noches, señor Gato”; “Vaquita de San Antón” y “A Cielo”. En: D’Lucca de Bialet, Graciela y Canu de Abate, Mirella. Pasito Cuentero. Antología Literaria. Apéndice de Pasito a Paso 2. Córdoba, Municipalidad de Córdoba, 1994.
  • “El Herbolario”. En: Oliver, Ramón E. y otros. Homenaje a Jorge W. Ábalos. Córdoba, EMCOR (Ediciones de la Municipalidad de Córdoba), 1991.
* * *

Obras de estudio donde aparecen sus obras

  • “Yo quisiera ser marinero”. En: Frugoni de Fritzsche, Teresita y Camponovo, María Zulema. Taller de Ciencias del Lenguaje. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 1988.
  • “Mi abuelo nació en un mapa”; “Compré una cajita” y “Yo quisiera ser marinero”. En: Pellizari de Sosa Rojas, Graciela. Una nueva visión de la poesía. Propuestas educativas. Buenos Aires, Ediciones Braga, 1990.
  • “El sol ya bosteza”; “Haremos tres coronas”; “Compré una cajita” y “La tortuga dice”. En: Perriconi, Graciela y Wischñevsky, Amalia. La poesía infantil. Buenos Aires, Editorial El Ateneo, 1984.
  • “A Eulalia mi vaca”. En: Starico de Áccomo, Mabel N. La poesía en la escuela primaria. Serie Lenguaje. Buenos Aires, Editorial Magisterio Río de la Plata, 1985.
* * *

Sobre Edith Vera

  • Cresta de Leguizamón, María Luisa. “Prólogo”. En: Vera, Edith. Las dos Naranjas. Ediciones Boletín Publicitario, 1969.
  • Iturralde Rúa, Víctor. “Reportaje a cuatro premiados de la Provincia de Córdoba en el Teatro Municipal General San Martín”. En: Revista Claudia, Año IX. Nº 93. Buenos Aires, febrero de 1965.
  • Andres, Miguel. “La poesía, una religión”. Reportaje a Alejandro Schmidt. En: El Diario. Villa María, 1 de abril de 1985.
  • Stocchero, Sergio. “La voz de las naranjas”. En: La Voz del Interior. Córdoba, 25 de septiembre de 1988.
  • Fernández Núñez, Olga; Calvo, Bernardino y Pagani, Dolly. Historia de la Literatura de Villa María. Villa María, Córdoba, Municipalidad de Villa María, 1991.
  • Moral, Mario. “Niña de la Noche, Maga del Día”. En: El País del Interior (Revista de Villa María, Córdoba). Marzo de 1992.
  • Vottero, Beatriz. “Apuntes sobre una charla con Edith Vera”. En: El País del Interior (Revista de Villa María, Córdoba). Marzo de 1992.
  • Gazzera, Carlos. “Las metonimias del viento” (Reportaje a Edith Vera y otros escritores). En: La Voz del Interior. Córdoba, 24 de junio de 1993.
  • Parfeniuk, Aldo y otros. Mujeres de Córdoba. Córdoba, Ediciones Alción, 1994.
  • Demonte, Marisabel. “Contra la propia Soledad y la Soledad de los Otros”. En: Revista Misceláneas Nº 2. Villa María, marzo de 1995.
  • Moral, Mario. “El viaje encendido”. Lectura comentada de “El Herbolario”. En el Jockey Club de Villa María; 21 de mayo de 1995.
  • Martha Parodi. Con trébol en los ojos. Vida y obra de Edith Vera. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra. 1996. (El libro incluye una extensa antología poética de Edith Vera).
  • “Gente necesaria: Edith Vera”. En: Revista Piedra Libre. Publicación de CEDILIJ dedicada a la literatura infantil y juvenil. Año VII, Nº 17. Córdoba, segundo semestre de 1996. (Incluye también una antología de poesías de Edith Vera y el cuento “Circo campesino”. Este relato fue publicado además en los diarios La Voz del Interior (Córdoba, 7 de agosto de 1988) y El Diario (Villa María, 4 de octubre de 1992).
  • Andruetto, María Teresa. “A propósito de Pajarito de agua y de Edith Vera” / Vera, Edith. “Entre el mar de libros que se edita”. En: Revista La Mancha. Papeles de literatura infantil y juvenil. Año 6, Nº 15. Buenos Aires, setiembre 2001. (Incluye también una antología de poesías de Edith Vera.)

Bibliografía utilizada

  • Martha Parodi. Con trébol en los ojos. Vida y obra de Edith Vera. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 1996.
  • “Gente necesaria. Edith Vera”. En: Revista Piedra Libre. Publicación de CEDILIJ dedicada a la literatura infantil y juvenil. Año VII, Nº 17. Córdoba, segundo semestre de 1996.
  • Andruetto, María Teresa. “A propósito de Pajarito de agua y de Edith Vera” / Vera, Edith. “Entre el mar de libros que se edita”. En: Revista La Mancha. Papeles de literatura infantil y juvenil. Año 6, Nº 15. Buenos Aires, setiembre 2001.

Agradecimientos
Quiero agradecer especialmente a María Teresa Andruetto y a Cecilia Reyna por todo el material facilitado, por su apoyo y entusiasmo para la elaboración de este informe. Ambas tuvieron oportunidad de conocer a Edith Vera. La primera como especialista en libros infantiles, la segunda como alumna del Jardín de Infantes donde Edith fue su directora.

15 comentarios sobre “Edith Vera”

  1. Analía Gómez dice:

    Me encantó encontrarme con la frescura y la transparecia de Edith. Había leído varios de sus poemas, pero este artículo me acercó y me impulsó a seguir leyéndola e investigando su obra.Excelente el trabajo de la revista, Como siempre


  2. Fabián dice:

    Gracias, en nombre de los que amamos a Edith, por este bellísimo y conmovedor informe.
    Saludos.


  3. Claudia Reartes dice:

    Hermoso el artículo. La poesía de Edith Vera todavía no recorre todos los lugares que quisiéramos, pero cuando alguien la lee se queda con uno de una manera casi vital. Tal vez sea porque su poesía amalgama en simples palabras la magia de lo cotidiano. Gracias a Marcela a Imaginaria por acercarla de modo tan completo. Un abrazo.


  4. DELIA MARCHEGGIANO dice:

    CONOCÍ A EDITH VERA EN LOS 80 EN UNAS JORNADAS DE LITERATURA INFANTIL ORGANIZADAS POR EL INSTITUTO”SUMMA”.EN ESA OPORTUNIDAD PRESENTABA JUNTO CON LA PROFESORA PORSTEIN UN TRABAJO DE POESÍA Y MOVIMIENTO CON ALUMNAS DEL PROFESORADO Y DÁBAMOS A CONOCER UN TRABAJO SIMILAR CON LOS NIÑOS DEL JARDÍN DE INFANTES DE ESA INSTITUCIÓN.UNA BUENA PARTE DE LAS POESÍAS QUE HABÍA SELECCIONADO PERTENECÍAN A “LAS DOS NARANJAS”.ELLA,CON MUCHA GENEROSIDAD ME MANDÓ UNA EVALUACIÓN DE LO VISTO Y OÍDO,DADO QUE EL TRABAJO FUE ACOMPAÑADO CON UNA EXPOSICIÓN QUE LO FUNDAMENTABA,Y DOS OBRAS SUYAS NO PUBLICADAS POR EDITORIAL ALGUNA:”POESÍA”Y”POESÍA PARA NIÑOS .LAS TAPAS SON DE CARTÓN DIBUJADAS Y PINTADAS CON ACUARELA ¡¡BELLÍSIMAS,aL IGUAL QUE EL MATERIAL POÉTICO ¡¡ME DIO MUCHA PENA ENTERARME DE SU FALLECIMIENTO,TAN POCO DIVULGADO, Y ME DA MUCHA ALEGRÍA QUE SE LA RECUERDE Y QUE SU OBRA SEA VALORADA .


  5. OLGA JARA dice:

    EL POEMA DE EDITH VERA ME PARECIO MUY LINDO


  6. Fabio Guerra dice:

    Gracias, Marcela, por abrirnos a esta poeta fulgurante
    Me llamo Fabio Guerra, vivo en Montevideo y recibo el boletín de Imaginaria, revista energizante, si las hay.
    Estamos por viajar a Buenos Aires con mi familia y quería preguntarles en qué librería, o librerías, encuentro poemarios de Edith, o ese estudio que le hizo Martha Parodi, editado por Plus Ultra.
    Muchas gracias, felicitaciones, adelante.


  7. silvia alicia narvaja dice:

    QUE BUENO LO QUE ME SUCEDIÓ EN ESTE LUNES FERIADO.DANDO VUELTA POR LA COMPU Y PREGUNTÁNDOLE COSAS. ME ENCONTRÉ EN UN LUGAR CON EL NOMBRE DE EDITH VERA.HAGO CLICK Y LEO SU BIBLIOGRAFIA, GRAN PROFESORA DE LITERATURA QUE TUVE CUANDO ESTUDIE MAESTRA JARDINERA EN VILLA MARIA Y CON MUCHA ALEGRÍA RECUERDO Y TENGO FOTOS CON ELLA, ME DIO MI TITULO CUANDO ME RECIBI, QUE HONOR!!!!!!


  8. maria elena tolosa dice:

    no conozco demasiado de edith vera , pero la frescura de su poesia creo que la hace única ,la admiro y tratare de conseguir mas material, yo no vivia aqui en villa maria ahora si y ya soy su admiradora
    maria elena tolosa


  9. dsfdgfdh dice:

    hola soy alma como andan muyy buena la biografis de edith vera… :)


  10. luci dice:

    hermoso


  11. wimyhgbvtvf dice:

    lindo hermosooo!!


  12. Florencia dice:

    Esta Muy Buena a Imajinaria !” es un buen ejemplo para la educacion del colegio … florencia


  13. nora camacho dice:

    Mi profe querida!! Atesoro una anecdota de cuando ella era mi profesora en el Profesorado de Jardin de Infantes del Rivadavia: una noche de asado en casa de una compañera, les di la noticia de que estaba embarazada de mi hijo, entonces ella con esa dulce sonrisa carmin, tomo su guitarra y comenzo a cantar, con voz muy suave, la mas bella cancion de cuna que jamas haya escuchado, obviamente de su autoria. No se si ha sido publicada, me encantaria poder leerla nuevamente. Chapeau querida profe, seguramente estes escribiendole poesias a los angeles <3


  14. María Márquez dice:

    Maravilla redescubrir a la Sra Edith Vera, yo la recuerdo cuando iba al secundario en mi amado Rivadavia y ella colaboraba con el profesor Carducci en las obras de teatro. Creo, creo que en la parte de vestuario. No sé si mi recuerdo respecto de su tarea es real. Sí me acuerdo de ella en su tarea en los Jardines de Infantes. Me encantó la nota.


  15. Paula dice:

    Hola, soy sobrina de Edith Vera. Me alegra que la recuerden así.
    Muchas gracias.


Comentarios cerrados