Gran libro de los retratos de animales

GranLibroRetratosAnimalesGran libro de los retratos de animales
Svjetlan Junaković
Ilustraciones del autor.
Traducción de Antón Fortes.
Pontevedra, OQO Editora, 2006. Colección OQO Art.


por Marcela Carranza

Contra la opinión más generalizada, este libro ha sido creado —nos dice su ingeniosa “Introducción”— con el fin de dar testimonio acerca de la existencia y mérito de un buen número de retratos que tienen a los animales como protagonistas.

Es en el Renacimiento cuando el retrato se convierte en uno de los principales temas seculares, de allí que la pintura de Federico da Montefeltro (hacia 1474) sea considerada una de las más famosas de la historia del arte, a menudo asociada con la celebración del hombre como protagonista activo de la Historia, idea inherente al pensamiento renacentista. No es de extrañarnos entonces que el primero de los retratos de este libro —el de “Pingüino”—, fechado en la segunda mitad del siglo XV en Urbino, nos ofrezca las pistas suficientes para pensar en aquella emblemática obra del Quattrocento italiano cuyo autor fue Piero della Francesca. Otra coincidencia no menos significativa entre el original del siglo XV y su versión animal (en éste y otros retratos) corresponde a las dimensiones de la obra.

01-Pinguino 02-FedericoUrbino
Gran libro de los retratos de animales: “Pingüino”
Piero della Francesca: “Retrato de Federico de Montefeltro, duque de Urbino”

Sobre esta ficción que se asienta en la posibilidad de permutar hombres y mujeres dignos de ser retratados por eximios artistas a cambio de todo tipo de animales, el libro de Junakovic —a la manera de un libro de Arte— transita un extenso recorrido a lo largo de cinco siglos de pintura en distintos países europeos: el Quattrocento italiano, el arte flamenco del siglo XV, célebres artistas del Renacimiento en diversas naciones, el manierismo italiano, el Barroco de la Escuela Flamenca, el Barroco Francés, los máximos representantes del Neoclasicismo…

Pero “La introducción” del libro nos advierte: “La semejanza que se pueda encontrar con alguno de los más famosos retratos del género humano es puramente casual”. Como también resulta casual, claro está, la coincidencia entre algunos datos dados acerca del autor, de la obra o de su retratado en los textos que acompañan las ilustraciones y las referencias que podamos hallar de los originales parodiados.

Así, por ejemplo, otro retrato fechado en el siglo XV, el de “Vaca”, es adjudicado por los malévolos —señala el comentario de esta obra— a la mujer de un famoso artista holandés. Pura coincidencia con el retrato que Van Eyck realizó de su esposa Margarita en una época en la que retratar a la esposa no era una acción frecuente para un artista. En este caso la última moda femenina de los países bajos, frente rapada y una toca en forma de cuernos, favorece el parecido.

03-Vaca 04-Margarita
Gran libro de los retratos de animales: “Vaca”
Jan Van Eyck: “Margarita Van Eyck”

Cuando Alberto Durero concibió un autorretrato frontal (1500) en el que con osadía no dudó en elevarse a las más altas esferas, dado que la posición de frente absoluta estaba en aquellos tiempos reservada exclusivamente a Cristo, seguramente no imaginó que su aspecto pleno de elegancia y seguridad, digno de un rey, se asemejaría al de un león cuya melena cuidadosamente ensortijada cayera sobre la piel de su abrigo.

05-Leon 06-Durero
Gran libro de los retratos de animales: “León”
Alberto Durero: “Autorretrato frontal”

“La lección de anatomía del doctor Tulp” es sin lugar a dudas uno de los cuadros más famosos de Rembrandt y de la Historia del Arte. El gremio de cirujanos encargó la obra al artista holandés en 1632 para conmemorar una lección pública que impartió su primer anatomista ante el cadáver de un ajusticiado. En el libro de Junaković (*) el retrato colectivo de “Las Ranas” da cuenta de una teoría del doctor-rana homónimo del anatomista: “el cuerpo humano es mucho más complicado que el de la rana”; para lo cual, en un gesto que podríamos interpretar “de justa revancha”, el cadáver de un hombre es examinado por los batracios en la mesa de disecciones.

07-Ranas 08-Rembrandt
Gran libro de los retratos de animales: “Las Ranas (La lección de anatomía)”
Rembrandt: “La lección de anatomía del doctor Tulp”

Como toda parodia, el efecto de desacralización frente al original es evidente. No sólo el gran Arte recibe las consecuencias del humor, también sus modelos se ven directamente afectados. No hay límites para la risa, y si una dama entrada en carnes retratada por Tiziano puede ser equiparada a una cerda, una belleza renacentista pintada por uno de los más grande genios de la historia del arte puede verse convertida en un armiño, o una desconocida muchacha luciendo un turbante azul y un pendiente de perla, salida de la paleta de Vermeer, puede verse como una hermosa oveja de apacible mirada.

09-Oveja 10-Muchacha
Gran libro de los retratos de animales: “La oveja”
Johannes Vermeer: “Retrato de una muchacha”

Hans Holbein, maestro del retrato en el Renacimiento alemán, afectado por los cambios ocurridos a raíz de la Reforma Protestante, se instaló en Inglaterra donde fue nombrado pintor de la corte de Enrique VIII. El artista retrató al rey en toda su magnificencia como figura que reunió los poderes de la Iglesia y del Estado. Si bien el búho, animal asociado tradicionalmente a la sabiduría, es quien encarna en este libro al Rey inglés, el texto que acompaña la ilustración nos advierte que se trata de un monarca no muy listo, ya que se casó seis veces.

11-Buho 12-Enrique
Gran libro de los retratos de animales: “Búho”
Hans Holbein: “Retrato de Enrique VIII”

Si el rey poderoso es investido inmerecidamente con la forma del sabio búho, un oscuro monje para la historia del arte —Girolamo Savonarola— adquiere la mirada inquisidora del águila. “Severo e inteligente, con el pensamiento proyectado hacia otra parte, sin duda fuera de su tiempo…” reza, de modo sugerente, el texto del retrato “Águila”.

Jacques-Louis David, máximo exponente del neoclasicismo francés, es conocido como el artista al servicio de la Revolución Francesa. Sus pinturas pueden ser consideradas como verdaderas propagandas políticas, especialmente una de ellas: “La muerte de Marat” (1793), en la que el artista inmortaliza en el lienzo a su amigo y compañero revolucionario. En el libro de Junakovic, el cuerpo sin vida del héroe jacobino posee la grotesca forma de un pollo desplumado. Al igual que Marat, nos dice el comentario de “Pollo”, el ave ha muerto en el baño a manos de su amante. El cuerpo sin vida del pollo emula ridículamente el dramatismo de la obra original. En el cajón de madera, delante de la bañera donde David da cuenta de su autoría y de su dedicatoria, en su grotesca imitación hallamos dos indicaciones propias de cajones de embalar: “UP” y “FRAGILE”. La carta que da cuenta de la generosidad del jacobino es reemplazada por un menú de restaurante donde se puede leer la palabra “chicken”. A los elementos ridículos de la imagen se suma el comentario escrito: “Morir en el baño no es cosa rara. Morir a manos de la amante, ¡menos aún! Pero mandar hacer un retrato en la bañera, asesinado por la amante, ¡es un caso singular!”.

Así, esta especie de Piedad secularizada de quien fue considerado por el autor un mártir político es convertida en una ingeniosa muestra de humor negro, donde lo solemne y heroico se desploma en el ridículo y el absurdo.

13-Pollo
Gran libro de los retratos de animales: “Pollo”
Jacques-Louis David: “La muerte de Marat”

El Gran libro de los retratos de animales maravilla por la calidad de su ejecución plástica, acompañada de una excelente edición. Al mismo tiempo que la sutileza de la información dada tanto por el texto como por las imágenes, la sugerencia y el dato mínimo sobre el que se asienta el juego humorístico, incitan al lector al disfrute de estos veinticinco retratos (algunos con sus bocetos), así como de las obras consagradas por el Arte a lo largo de los siglos que, escondidas, modificadas paródicamente, sin duda también son objeto de homenaje de este excepcional libro.


Nota

(*) Svjetlan Junaković: Pintor, escultor e ilustrador nacido en Zagreb (Croacia) el 23 de enero de 1961. Por su trabajo artístico ha recibido numerosos premios y muchos de sus libros, de los cuales es autor tanto del texto como de las ilustraciones, han sido traducidos a veinte idiomas.


Artículos relacionados:

Destacados: Vidas de artistas.

Reseñas de libros: MoMA. En busca de Arte, de Jon Scieszka y Lane Smith.

2 comentarios sobre “Gran libro de los retratos de animales”

  1. valeria nath dice:

    ke padres…
    me enkantaron son de lo mejor…
    :D


  2. Irene dice:

    Me pareció sensacional, lo conocí a partir de su envío a las escuelas primarias de la provinica de Buenos Aires de parte del Ministerio de Nación. Claro que más sensacional es que nuestros alumnos puedan disfrutar de este material. Ojalá todas las bibliotecas lo tengan y lo pongan a disposición de los chicos y sus docentes


Comentarios cerrados