Claudio Kappel

Informe preparado por César Da Col

“Dibujar es la mejor manera de comunicar. Casi todos dibujamos desde que somos chicos, y es el mejor medio de expresión. Con mis dibujos intento transmitir una idea. Si bien soy humorista gráfico y mi objetivo último es generar una sonrisa en el lector (una risa ya sería un lujo, y una carcajada ni te cuento), también intento que el lector se quede pensando. Es decir, que el chiste no sea el ‘cierre’ de un tema sino el ‘inicio’ de una reflexión. Prefiero abrir con reflexiones que cerrar con respuestas. Por eso en el mejor de los casos, el ideal de un dibujo es hacer reír y dejar pensando al lector. Dibujar es expresarme, comunicar una opinión y, en el mejor de los casos, dibujar es generar un ‘reír pensando’.”

Claudio Kappel nació el 26 de junio de 1970 en la ciudad de Buenos Aires. Es psicólogo (aunque no ejerce), humorista gráfico, y, desde 2008, miembro colaborador de Banda Dibujada. Estudió en la Escuela de Dibujo de Garaycochea, donde tuvo como profesor, entre otros, al gran Eduardo Ferro. Publicó sus primeros trabajos en la revista Eroticón Humor en 1988 y, al año siguiente, en el suplemento de humor del diario El Cronista. También en las revistas Caras y Caretas (4ta. Época), La Murga, AZ diez, y en las míticas Humor y Sex Humor, en las que colaboró entre los años 1992 y 1999.

Kappel nos cuenta sobre sus primeras lecturas: “Sin duda Quino. Él tiene una mirada de la vida única y admirable (si bien a veces es un poco triste y pesimista). Ve cosas que la mayoría no vemos, y las sabe plasmar como nadie en el papel. Un sólo dibujo de Quino transmite más que mil editoriales de los diarios. Y encima es un maestro dibujando (aunque él opine lo contrario). Podría decir que a lo largo de mi vida tuve maestros directos e indirectos. Casi todos los de mi generación empezamos copiando los dibujos de Walt Disney. Es una pena no haber guardado mis dibujos de la infancia, pero creo que la mayoría eran Mickeys y Donalds; además de, por supuesto, dibujar superhéroes. También dibujaba mis propias historietas con Clementes inventados, así que Caloi siempre estuvo presente”.

“Desde el punto de vista del humor propiamente dicho -continúa Kappel-, para mí sin duda lo máximo fue siempre el genial Fontanarrosa. Lo considero el nivel más alto de humorismo. Tiene (sigo hablando en presente a propósito, porque siento que sigue estando entre nosotros) un poder de síntesis envidiable, y una línea super original. También cuando era chico devoraba las historietas de Asterix, así que Goscinny y Uderzo figuran en mi universo de paladines del dibujo. Creo que Albert Uderzo es uno de los mejores dibujantes con estilo humorístico del mundo. Pero mis maestros directos fueron Carlos Garaycochea y el gran Ferrito -Eduardo Ferro, maestro de maestros-, de quienes aprendí mucho. Hoy en día, cada vez que hago un dibujo, sus enseñanzas me siguen acompañando.”

Durante los últimos años, Kappel colaboró en las revistas de humor El Batracio Amarillo (España), Bronkit (Portugal), Jíbaro y Mundo Chicos (Argentina). También realizó ilustraciones para las editoriales Sudamericana y Marymar, y lo sigue haciendo para Aique; participó, además, en varios libros de humor. Coordina su propia escuela de dibujo, en donde también es docente de humor gráfico. Fue coeditor de la revista de humor El Garrotazo y es colaborador de la revista Quevedos (editada por la Universidad de Alcalá de Henares, España), de información sobre humor gráfico iberoamericano.

Desde hace tiempo, Kappel lleva adelante una dupla de trabajo con Nando (cartoonando.blogspot.com), produciendo colaboraciones para varias revistas: realizaron los guiones de la serie de humor estival Playa Holiday, con dibujos de César Da Col, y colaborando con la mencionada Universidad de Alcalá. Para esta institución, Nando y Kappel fueron los curadores de la muestra “Eduardo Ferro: 70 años de Puro Humor”, que fue expuesta en Alcalá de Henares (España), y en Buenos Aires, Rosario y Córdoba (Argentina).

Actualmente, Claudio publica todos los días un chiste gráfico en la contratapa del diario La Prensa (de Buenos Aires) y también en el diario Río Negro. Semanalmente lo hace en los suplementos zonales del diario La Nación. Además, realiza humor e ilustraciones para la revista Selecciones del Reader’s Digest de Argentina y colabora con el chiste gráfico de la revista Actualidad Psicológica. También dibuja en el suplemento de humor de verano de la revista Paparazzi.

“En realidad -comenta Kappel-, entre el chiste diario, más trabajos para otras revistas, más la coordinación de mi escuela y las clases que doy allí (diariamente, incluyendo sábados), no me queda mucho tiempo libre. Además, soy flamante papá primerizo de una beba de dos meses, así que se imaginarán que entre las pocas horas de sueño, el cansancio y los pañales, quedan menos energías. De todas formas tengo un par de proyectos en los que no he dejado de trabajar: por un lado, con el dibujante David Pugliese (caricaturista, ilustrador y profe de esas disciplinas en mi escuela), estamos haciendo unas páginas muy novedosas, en donde yo hago el guión y David el dibujo. Es una especie de Humor Ilustrado, sí, creo que lo podríamos llamar así (es más, se me acaba de ocurrir que ese podría ser el nombre de la sección, ¡ja!). Por otro lado, estamos haciendo una tira con Esteban Balzano (Elmer). Aquí también soy el guionista; el protagonista es un vendedor de diarios, que comenta la actualidad. Por último, me encantaría publicar un libro de humor, pero éste es un proyecto más a largo plazo.”

Para ver más trabajos de Claudio Kappel, hay que visitar su blog (kappelhumor.blogspot.com), y para contactarse con él hay que escribir a kappel@fibertel.com.ar.

También la escuela de Dibujo Claudio Kappel tiene un sitio web en www.misitio.fibertel.com.ar/kappel/Section3568.shtml


Así trabajo

por Claudio Kappel

Aunque suene contradictorio para definir el trabajo de un creativo (creo que los humoristas somos creativos, ¿no?), el mío es bastante rutinario. Todos los días me levanto alrededor de las 9 y me tomo el trabajo de leer al menos cuatro diarios en Internet (a veces también veo la tele o escucho la radio). Ese trabajo me demanda más o menos unas tres horas, al cabo de las cuales me exijo que se me hayan ocurrido al menos dos o tres ideas medianamente buenas. Elijo la que más me gusta, y ésa es la que sigo puliendo… hasta que sale el chiste. Cuando ya definí el chiste que voy a dibujar, considero que tengo hecho el 70 o el 80% de mi trabajo, ya que el resto es más mecánico: dibujar, pasar en tinta y pintar.

Antes (hace unos 8 años) me tomaba el trabajo de pintar a mano, con pincel y tinta china. Ese dibujo original era el que llevaba cada día al diario (yo vivo en Belgrano, y el diario La Prensa queda en San Telmo, así que calculen que tenía una hora de ida y una hora de vuelta, se me iban dos horas diarias sólo en viaje). Internet nos solucionó la vida a los dibujantes: ahora mando el chiste por mail y en tres segundos ya está en la redacción. Yo no entiendo como mi dibujo pasa por un cablecito (por más de que la banda sea ancha) pero no me importa entender ese proceso, el tema es que el dibujo llega y punto, y yo feliz. Además ahora pinto con la compu, lo cual me ha ahorrado mucho tiempo también. Admiro a quienes siguen pintando con técnicas más artesanales como el pincel o las acuarelas. Yo reconozco que ya me acostumbré al color digital (y además me gusta el resultado final).

Por lo tanto, una vez que se me ocurrió la idea, los pasos serían más o menos los siguientes:

a) Dibujo a mano alzada con lápiz blando (HB o 2B). Como verán, hago un dibujo bastante acabado, de manera que cuando paso en tinta, prácticamente se trata sólo de repasar sobre el dibujo a lápiz. Hay dibujantes que bocetan más y le dan el acabado final cuando pasan en tinta; yo no, el dibujo a lápiz es casi el definitivo. En este ejemplo del chiste de “Batman jubilado”, no dibujo las ramas del árbol porque sé que las voy a terminar armando digitalmente. Sí escribo el título del chiste -aunque después vaya con algún “font” de la compu (uso el Photoshop, como la mayoría de los dibujantes; que en realidad es un programa que usan en las redacciones para retocar fotos)- para saber más o menos qué lugar ocupará en la distribución del dibujo.

b) Paso el dibujo en tinta y le doy algunos detalles finales que no figuran en el lápiz (por ejemplo, el contenido del escudito en el pecho de Batman). Antes pasaba en tinta con pluma, pero me cansé de que se me volcara el frasquito de tinta china y opté por empezar a usar estilógrafos, que son más prácticos y no manchan. No tendrán la misma sutileza que la pluma pero son mucho más cómodos y transportables. Para hacer las letras del texto (cuando lo hay) uso un Nº 06 (como el dibujo después en el diario se reduce, me importa que la letra sea bien visible), para dibujar uso 03 y 04 (o 01 para los detalles muy finitos, como los pelitos del brazo, alguna arruga, etc).

c) El color digital es la parte más divertida, porque se puede jugar con los degradés, los fondos, ciertos efectos especiales, etc. (aunque trato de no cargar el dibujo con todo esto, porque en el chiste lo más importante es transmitir una idea, como decía al principio, y no que el lector se distraiga con los detalles). Como decía en el punto a), las hojitas están hechas con la compu, y creo que le da un toque muy lindo. También el pasto de debajo del asiento de Batman.

Por último, el dibujo se envía por el correo electrónico al diario. Y habrá que esperar hasta el día siguiente para ver el resultado final, que es la impresión en papel de ese dibujo que uno ve en pantalla. Por cierto, no siempre el resultado es el mismo, ya que a veces el papel o los colores del diario juegan en contra de producto final. Una vez que se le agarrás la mano a todo esto, ya sabés por ejemplo qué verdes tenés que poner y qué verdes no. Y así con cada color. Por eso muchos nos armamos nuestra propia paleta de colores en la compu, que son los colores más fieles, los que uno sabe que quedan mejor.


Obras de Claudio Kappel

“Bar”. Chiste publicado en La Nación Zonales, a propósito del Campeonato Mundial de Fútbol 2002.


“Imprenta”. Chiste realizado para la sección sobre humor gráfico en los medios del libro Producción Editorial y Tecnología Mutimedial, de Hugo Santarsiero (Buenos Aires, Producción Gráfica Ediciones, 2006).


“Pirata informático”. Chiste publicado en la revista infantil Mundo Chicos (2003).


“Reloj Cucú”. Chiste publicado en la revista infantil Mundo Chicos (2005).


“Superman”. Chiste publicado en el diario Río Negro (2006).


“Ventilador de techo. Chiste publicado en el diario La Prensa (verano de 2004).


“Voto electrónico” Chiste publicado en el diario La Prensa durante las elecciones de 2007.


Ilustración para la tapa de la revista Mundo Chicos (noviembre de 2006). Comenta Kappel: “Aquí no hay chiste; la idea era dibujar una típica foto familiar sólo que, en este caso, la familia es de robots.”


Artículos relacionados:

Biblioteca Imaginaria: El fascinante mundo de la historieta, capítulo 11: “4 de Septiembre: Día de la Historieta”, con guión y dibujos de Claudio Kappel.


4 comentarios sobre “Claudio Kappel”

  1. Paco Tolsa "Ermengol" dice:

    Felicitaciones, querido amigo Claudio!
    Muy bien la entrevista y geniales los dibujos, siempre manteniendo el buen nivel.
    Un abrazo grande desde Catalunya.
    Fins aviat.


  2. Marcos Severi dice:

    Felicitaciones! muy interesante la nota.
    con la obra de Kappel siempre nos vamos a tropezar con los sabores de un ingenio sensible que convive con colores que iluminan al lector.


  3. J.J.Rovella dice:

    Genial!
    Muy buen informe!
    Kappel es un gran laburante pero sobre todo un GRAN tipo.
    Un grande de verdad!
    Exitos!!!!!

    J.J.


  4. Maite Zambrano dice:

    Muy sincera tu manera de narrar, muy práctico también, pero te dedicas a los detalles y esto es lo más lindo… saludos


Comentarios cerrados